Ciencia

¿Existen otros universos?


Muchas veces nos hemos preguntado por la existencia de otros universos. En muchos programas de televisión hemos observado que aparecen muchos universos, por ejemplo en la famosa animación Rick y Morty. Existen dos maneras que pueden explicar la existencia de universos paralelos.

 

Multiverso

Una manera es que al expandirse y formarse el universo, como una burbuja, también se llegaron a crear otros con otras constantes físicas y otros tamaños. A este conjunto de universos se le llama “Multiverso”. El universo es enorme y sigue expandiéndose cada vez más.  Solo podemos conocer una parte de él, a este límite se le denomina “horizonte cosmológico”. Por más rápido que viajemos, nunca lo llegaremos alcanzar. Ello quiere decir que nunca podríamos visitar otros universos. Además el universo, si es que tiene un volumen limitado, podría estar curvado, de forma que aunque viajáramos a una velocidad imposible se llegaría al mismo lugar.

 

Gato de Schrödinger

Otra forma se refiere a las propiedades de la física cuántica. Mediante esta se explica la paradoja del gato de Schrödinger. Un sistema cuántico como un átomo, se encuentra en superposición cuántica. Ello significa que sus propiedades están en varios estados a la vez. Así un átomo no es un sistema solar en miniatura, formado por partículas sólidas, sino más bien una nubecita probabilística.

Las probabilidades de los distintos estados se describen a través de la llamada “función de onda”. Si se mide una de las propiedades, la función de onda ¡colapsa! Y en vez de estar en varios estados, se queda solo uno. Ello ocurre a escala atómica y los objetos grandes como los gatos o las piedras, se manejan por la física clásica y nunca exhiben superposición cuántica.

 ¿O sí?

Erwin Schrödinger examinó, ¿y si el estado de un ser macroscópico dependiera de un objeto a escala cuántica? y pensó un experimento metal. Imagina que metemos a un gato en una caja. Y junto a él un átomo inestable que posee igual probabilidad de pertenecer que de decaer, igual en cierto lapso. Existe un mecanismo que detecta si el átomo decayó. Si es así hace liberar un veneno que mata al gato. Si no decae, no le pasa nada al gato. Pero si el átomo no se observa, este se encuentra en los dos estados. Lo que quiere decir que el gato puede estar vivo y muerto al mismo tiempo. Hasta que alguien abre la caja y el gato solo está en uno de los estados.

¿Cómo se interpreta?

Este experimento tiene diferentes interpretaciones. La de Copenhague dice que en el momento que se realiza la observación, la función de onda colapsa. Esto podría ser cuando el observador abre la caja, o desde el momento en el que el mecanismo detecta el estado del átomo. Otra gran interpretación es la de los muchos mundos, es decir mundos paralelos donde el gato está vivo y muerto simultáneamente, solo que en universos diferentes. Hay un universo donde el gato sigue vivo y otro donde eta muerto. Una consecuencia interesante es que, cada vez que un suceso dependiera de un evento cuántico, la historia se bifurcaría una vez más dando lugar a universos paralelos que nunca interactúan entre sí. Esto podría haber sucedido desde el origen del cosmos y actualmente podrían existir incontables universos.

Share this Story
Load More Related Articles
Load More By El Cientifico En Tu Casa
Load More In Ciencia

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

26 − 24 =

Check Also

Datos curiosos de la cocaína

La cocaína conocida como coca y químicamente benzoilmetilecgonina es ...

¿La importancia de la Ciencia?

La importancia de la ciencia se dimensiona más en la medida que uno puede comprender la repercusión que estas han tenido a lo largo de la humanidad. La comprensión del hombre y de su ambiente fueron complementándose, y a partir de esta combinación es que se fue alcanzando el desarrollo: la construcción de una urbe, que es una actividad enteramente humana, está sujeta a las condiciones naturales del espacio, y necesariamente ese espacio entonces determinará qué personas pueden morar en ese sitio.